127. Piel de Asno

"Era una vez un rey, el más notable que hubo sobre la tierra, amable en paz como terrible en guerra". Así arranca el cuento de Charles Perrault, "Piel de Asno", escrito por el célebre cuentista francés en el año 1695. A Perrault le debemos algunos de nuestros cuentos tradicionales más famosos como "La Cenicienta", "La Bella Durmiente" o "Caperucita Roja". Estas narraciones, además de un entretenimiento para niños y adultos, respondían la mayoría de las veces a una tradición oral que escondía mensajes moralizantes.

"Piel de Asno" de Charles Perrault


Piel de Asno, Gustavo Doré
Grabado de Gustavo Doré para ilustral "Piel de Asno"
(fuente: Wikipedia)
Es el caso de "Piel de Asno": el rey con el que arranca la historia, desposado con la más bella de las mujeres, enviuda tras la prematura muerte de su mujer. Esta le hace jurar en su lecho de muerte que no se casará con otra mujer a menos que sea más bella que ella misma. Sabedora de su propia belleza, creía haber encontrado una manera de garantizar que su esposo no volviera a casarse jamás. Pero no cayó en la cuenta de este pequeño detalle: la hija de ambos era incluso más hermosa que ella.

El hecho de tratarse de su propia hija, no es un impedimento para que el rey intente casarse con ella. La joven, horrorizada, acude en busca de ayuda a su hada madrina que intenta protegerla del terrible crimen que pretende realizar el rey. Finalmente, no le quedará más remedio que huir y esconderse en el bosque bajo la piel de un asno que oculta su belleza y su noble cuna. Una forma de advertir de los peligros del incesto en un cuento que, como no podía ser de otra manera, acabará con un príncipe azul enamorado que rescatará a la princesa.

"Piel de Asno" de Jacques Demy


Catherine Deneuve como Piel de Asno
La fábula de Perrault fue llevada en 1970 a la gran pantalla por el director francés Jacques Demy (1931-1990), conocido por sus película "Los paraguas de Cherburgo" o "Las señoritas de Rochefort". Para ilustrar el cuento infantil, Demy propone una mirada colorista, muy pop, casi kistch, que viste los escenarios reales de lugares tan espectaculares como el Castillo de Chambord, y escoge el género musical. Es una auténtica delicia oír cantar a Catherine Denueve, bellísima tanto vestida de princesa como de sirvienta, las hermosas melodías del compositor Michel Legrand. Demy capta perfectamente la esencia del relato infantil, nos sumerge en la magia de un cuento de hadas, con guiños a lo contemporáneo e incluso cierto sentido del humor. Una oportunidad mágica para ponerle imagen a esta historia de príncipes, hadas y princesas. El propio Jacques Demy afirmaba: "Hace tiempo, antes, cuando era un niño, "Piel de Asno" me gustaba especialmente. He intentado hacer la película bajo esta óptica, a través de mis ojos, como cuando tenía siete u ocho años".

Piel de Asno

La historia del rodaje de "Piel de Asno" no termina aquí. ¡Os espero la semana que viene para contaros el final del cuento!


Comentarios

  1. Inquietante cuento, cuando lo leí pensé horrorizada: ¿pero, este cuento se lo leían a los niños?.
    Aspasia, tengo un pequeño blog sobre el pueblo vettón, ya sabes, uno de los pueblos prerromanos del occidente de la península. Igual el tema no te apasiona, pero te mando el enlace por si quieres echarle un vistazo:

    www.LamiradadeAtaecina.blogspot.com

    Saludos,
    Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Montse, muchas gracias por tu comentario y la referencia de tu blog. Como arqueóloga que soy, estoy interesada en cualquier tema de la Prehistoria y la Antigüedad, así que seguiré de cerca tu blog. Un abrazo, Mariajo

      Eliminar
  2. Perdón, es www.LamiradadeAtaecina. blogspot.es

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

110. ¿Qué diferencia hay entre romano y románico?

121. Un ajuar romano de cristal de roca

20. El Partenón de Atenas