4. La muerte en Venecia

Para la siguiente escala de nuestro viaje, vamos a seguir los pasos de Turner, que viajó por Italia visitando ciudades como Roma y Venecia. Fue en esta última donde quedó fascinado por los juegos de luz en el agua de los canales, llevándole a profucir más de 300 óleos y acuareales sobre Venecia.

Y es Venecia donde transcurre una de las joyas de la literatura europea: "La muerte en Venecia" de Thomas Mann. El escritor alemán que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1929 es conocido sobre todo por sus obras "Los Bunderbrock" o "La Montaña Mágica", aunque la novela corta "La muerte en Venecia" es claramente una de sus obras maestras.


Björn Andrésen como Tadzio
Björn Andrésen como Tadzio (www.soniafides.com)

La Muerte en Venecia


La historia tiene elementos autobiográficos ya que el propio Mann estuvo veraneando en Venecia en el año 1911, alojado en un hotel de la playa del Lido, el mismo en el que el protagonista de la historia, Gustav von Aschenbasch (cuyo nombre de pila escogió el autor en homenaje al compositor Gustav Mahler) visita en sus vacaciones. Y es allí, en esa Venecia de principios de siglo, de espíritu decadente y belleza cosmopolita, donde Aschenbasch quedará fascinado por un joven adolescente polaco, Tadzio, cuya conmovedora belleza le llevará hasta su trágico final. 

Es cierto que Thomas Mann, que se casó y fundó una familia, tuvo también relaciones homosexuales. Pero la novela, desde mi punto de vista, es mucho más que una historia de amor o el relato de una atracción erótica. Tiene que ver en realidad por la fascinación por la belleza, en este caso representada por la juventud idealizada desde la mirada de un hombre mayor. Tiene que ver con esa intensa emoción que sentimos ante la belleza de un ser o un objeto, más deseable cuanto más inalcanzable. Es Tadzio para Aschenbach, o Antínoo para Adriano. O incluso Florencia para Stendhal. 

Fue Luchino Visconti quien en 1971 llevó la novela de Mann al cine, una de las mejores adaptaciones a la gran pantalla de una obra literaria. Visconti recrea a la perfección los personajes y ambientes del relato del escritor alemán, pero añade una serie de flashbacks que en realidad no tienen que ver con la biografía de Thomas Mann sino con la del compositor Gustav Mahler, retomando la figura del personaje admirado por el propio Mann.



Comentarios

  1. Me ha sorprendido muy gratamente tu amor hacia "La muerte en Venecia", libro y película. Yo me enamoré de ambos en mi adolescencia, y guardé fotografías de la película durante mucho tiempo. Por otro lado, me encanta tu blog, no tengo facebook ni nada parecido, pero recibo tus artículos nuevos a través de hotmail. Gracias por compartir tus "viajes",
    Montse Dolz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Montse, como primera usuaria del blog y fan de "Muerte en Venecia" ya te considero una amiga. Y viendo que tienes a la llamada Safo de Pompeya como icono, con más motivo.
      Yo llegué a "Muerte en Venecia" desde la película y al leer el libro me quedé igual de fascinada. Ambas obras tienen algo que me conmueve especialmente y el personaje de Von Aschenbach está retratado de maravilla.
      ¡Gracias por leerme!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

56. ¿De dónde viene el nombre de los días de la semana?

63. El nacimiento de Venus de Botticelli

62. El nacimiento de Afrodita en Chipre